Habla con ella


 

¡Cuéntales todo!


Diles lo que has hecho, lo que estás haciendo y lo que vas a hacer. ¡Aunque te cueste mucho al principio! ¡Ya verás como pronto ganas fluidez! 

 

A tu familia irlandesa les encantará saber más de ti. Pídeles que te hablen despacio, sonríe y  mira a los ojos. Con la cara y las manos decimos casi tanto como con la lengua.

 

Recuerda las palabras mágicas:

  • Sorry
  • Please
  • Thank you

 

  Y no te olvides de saludar.